COMO AMARTE A TI MISMO SIN INTERMEDIARIOS

Muchas veces ocurre que tenemos relaciones sentimentales donde basamos y recolgamos toda nuestra autoestima.

Esa persona o la figura que representa, nos reafirma que somos alguien especial con sentimientos de amor y capacidad de dar/recibir cariño. Le decimos enamoramiento, atracción fatal, o como lo queramos bautizar a una forma de energía que creamos unilateralmente.

Cuando no es correspondido o falla algo en el sistema, es cuando nos damos cuenta que no funciona. Pasamos esa parte de la vida buscando una explicación a que nos pasa y porque nos pasa. Suele ser una vocecita interior que nos alerta de que sin más, algo no entra en nuestros cánones y nos hace sentir raros (desdichados). En estos momentos es fácil buscar culpables que nos confirme que algo externo ha fallado.

Y tan solo…

Si somos capaces de interiorizar, nos damos cuenta que nos hemos fallado a nosotros mismos. Nos hemos sido infieles y eso duele mucho.

Nadie quiere faltar a sus principios y la sensación que uno mismo ha sido el que los ha violado nos reporta una serie de sensaciones ingratas.

Es como una pequeña “locura” desatada en tu interior dentro de una situación que no entendemos.

Abrimos los ojos y nos damos cuenta de lo que pasa, y es que nos amamos a nosotros mismos con intermediarios.

Si, es así de sencillo.

Esas personas donde dejamos nuestra pasión y enamoramiento es donde reflejamos ese anhelo de amar y ser amados.

Cuando no es correspondido como nosotros queremos, se desata esa lucha interna que nos lleva a razonar: ¿Porque necesito de un intermediario para amarme a mí mismo?

Rara expresión si quiero derivarla a materializar y preguntarme: ¿que comisión me cobrará…?

Una figura de intermediario que nos exige una dedicación y gasto de energía. Llegamos a  analizar el “sexo de los Ángeles” en busca de algo que no está ahí fuera sino en nuestro interior.

En este interior se nada en la ignorancia ansiando reconocer que está pasando conmigo.

Que duro es empezar a reconocer que me olvidé de mi mismo, de amarme y busqué un intermediario para reflejarlo todo.

Y por qué?

Querido,  es más fácil invertir el miedo de estar conmigo, en reflejarlo en esa persona. Si falla, siempre tendré a alguien o algo a que culpar de mi desdicha.

Y la triste realidad es que te has fallado a ti mismo.

Y como boomerang que vuelve con la misma fuerza que lo has lanzado, la situación te vuelve, te rebota y te hace sentir aquello que evitabas con tus miedos y buscando un intermediario que los soportase.

Pues bien, la liberación empieza el día que tomas consciencia que la comisión por esos servicios que estas pagando, gastando energías y augurándote un futuro con lastre.

Ese es el momento de lanzar una mirada arriba y empezar a liberarte:

-Liberarte a amar a alguien o algo cuando te has olvidado de ti mismo.

-Liberarte de sentir frustraciones.

-Liberarte del no vivir.

Y dejar que fluya todo…

NO NECESITAS INTERMEDIARIOS para llegar a tu interior

Tan solo empieza  afrontar esos miedos y a aligerar tu EGO, ellos te permitirán hacer un viaje a tu interior donde lo único que hay asegurado es el encontrar algo tan grande que no necesitaras más de intermediarios que intenten revalidar algo que nosotros mismos tenemos y tan solo debemos inspeccionar.

Esa es la búsqueda del amor interior incondicional de uno mismo.

AMOR desprovisto de ego que libera cualquier situación, relación toxica.

¿Y qué viene después?

¡Ah!… ¿Cómo explicar lo que cada explorador descubre cuando explora tierras inexploradas?

Tan solo te aseguro que ya no volverás a ser el mismo o la misma.

Después en tu vida encontraras COLABORADORES de luz, de vida, de amor.

Gente como tu desprovista de ese ego, miedos y de necesidades de poseer, que querrán colaborar en tu proyecto de vida.

Colaborar sin interés, sin ataduras, sin nada que pueda interferir en la evolución de tu persona. Colaboradores desde el corazón hacia el infinito. Donde todo es, donde todo cabe, donde todo ha sido y donde todo se dará.

Luz Ramírez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *